miércoles, 23 de abril de 2008

Fine


Loredhi dice fine. Un fine que nunca llegará a ser ni la mitad de la mitad de emotivo que fue aquel Fine de la película hecha completa de besos en blanco y negro, y un hombre con su miseria entre las manos hundiéndose en la butaca. Fine que llega por obligación en cada etapa, en cada camino que se recorre sintiendo. Y Loredhi intentará coger lo bueno de lo que tiene alrededor, y lo menos malo de ella misma, y se colgará su bolso bandolera verde, aligerándolo de peso, y comenzará una nueva andadura. Esta vez no importará ni el color de las zapatillas, ni los pendientes que cuelgan, ni que el pelo esté tan cortito, esta vez Loredhi buscará piedras, y alguna flor que huela…

Loredhi dice fine. Y quizá lo haga porque necesita poner un nombre a aquella mujer triste que esta mañana cruzó por delante de su coche sin mirar, ponerle un nombre y verla marchar en silencio una día de primavera… Ahí va, con diecisiete kilos de melancolía dentro de tres bolsas de mercadona. Atiborrando los minutos de tristeza. Quizá Loredhi con un solo paso se sienta con fuerzas para hablar de ella, o quizá necesite toda una vida. Poco importa el tiempo, importa la primera pisada que siempre vendrá detrás de un fine, un fine que hoy Loredhi dice, y que jamás llegará a ser ni la mitad de la mitad de emotivo que aquel que cerraba la película hecha completa de besos en blanco y negro.

5 comentarios:

brujiasustá dijo...

espero que fine no suponga lo que creo....no quiero creerlo, solo si se trata de adios a melancolia, historias pasadas...etc.lo aceptamos como animal de compañia, que no mascota....,para dar paso a la superloredon, madraza, poeta,amiga,jefa...en fin , superwoman de mallitas rosas.mil besos

Inés Infante dijo...

rosa? a Loredhi no le gusta el rosa ni los lazo...ay bruji!

Ese fine es tan hermoso Loredhi con su vestido negro, elegante espigada y bella en este mundo raro.

Un beso hilado al fine para comenzar con fuerza

Inés

Effie dijo...

Pues que putada, joer.

En fin... buen culo tenga Usted, querida.

Petons (i fins aviat?)

nüSh... dijo...

a veces me imagino a Loredhi como una mujer congelada en medio de una multitud que avanza a la velocidad de la luz.
Observando, calmada y tranquila.
Pensando más en los demás que en ella misma.

Edmundo Mantel dijo...

Sra. Loredhi;

Ande y no me joda, doña, que no estoy de humor para tonterías.

De fine nada, Señora.


Usted volverá.

Y punto.


Hay que joderse, Señora.


Por favor.


Perfectos Saludos.