lunes, 3 de diciembre de 2007

Tarde de lunes

El ovillo de las olas arrastra
esta tarde
de naranja y yema...

Ojos semidormidos en la puerta de un cine
cierran el café y el lunes
respira en la cristalera de los suelos inundados de hojas...

Crujen los huesos
y ya no se mira en el estanque de imágenes
papel de superficie
y vida que se fue al fondo,
y ya no busca el lugar donde se enterraron las últimas palabras.

Y ya no intenta contener el aire...

Respira...
sólo quiere bailar
dejando caer la espalda sobre una sonrisa.

2 comentarios:

bruji dijo...

mi espalda está baldá de sonrisas que incluso duelen. me encanta tarde de cine pero me voy a tener que conformar con noche....que tampoc está res de mal.y este lunes en concreto pesa, pero lo he superado y con nota te cuento pequeños detalles en breve. besets

Loredhi dijo...

bruji,

yo hace que no voy una tarde al cine unos setecientos treinta y siete años, todo parecido con la realidad es pura coincidencia.