martes, 16 de junio de 2009

Escenarios

Una mujer habla sobre la tapia de un hogar de huérfanos,
levanta los brazos y sólo la luz analiza su vértigo,
las piernas enloquecen y se frena el aire sobre la boca
de la mujer y los niños abajo juegan,
pelean por un camión de bomberos amarillo
óxido de lucha y de mocos y de humedad en las manos.
Una mujer calumnia y tres soldados sellan con cemento las plantas de sus pies,
abandonan al animal

otro huérfano.


Una mujer y la tortura de un ladrillo sobre la mesa
,
el mantel de cuadros y esa señora harta de lágrimas de cebolla.
Una mujer enhebra sombras y dudas
y se tumba sobre la arena de la playa,
calcifica los pensamientos
y se duerme,
mientras, los ojos, encierran la edad de los nueve y los gritos de otros niños,
el sonido de las palas que juegan y el mar,
y se mece la mejilla contra el sol.
Una mujer planea,
cuatro techos sobre el mundo que parte las alas
un tendido eléctrico y cae desmembrada sobre el asfalto,
escenario del teatro que llamábamos cielo.

1 comentario:

nicolás dijo...

ñas ñas ya no más triste?
oh yeah! el domingo es el Día de la música..a bailarrrr!

toma poetisa, te la dedico XD:


http://www.goear.com/listen/32ec68d/El-futuro-(version)-Klaus-&-kinski



A veces lloro por una mancha en la pared,
y me preocupa llorar por una idiotez.
Mañana mismo un balneario buscaré
a ser posible en el pirineo francés.

La luna llena se vestira como un galán,
y pasearemos, y luego el sol llegará,
no habrá pelea: la luna se retirará,
y es muy probable que el sol me invite a nadar.

El futuro no es una mancha en la pared,
ni más tardes mirando al mundo desde un canapé.
El futuro es ahogarse en vasitos de agua termal,
apurando a sorbitos el momento estival.

Cuando regrese, ya no habrá mancha en la pared,
habrá una foto en el Pirineo frances.
En el invierno sentada en mi canapé
haré mis planes, mi plaza reservaré.