domingo, 18 de marzo de 2007

Mi nube secreta

Existen razones para creer que los colores son todavía colores

Tarde de domingo
secreta
callada
escondida.

Nadie sabe que estoy aquí,
sólo tú,
y me debes guardar la mentira.

Te voy a llevar de la mano a mi nube secreta.

No digas nada
cierra los ojos
y que tu silencio
marque mis pasos.

Sube conmigo.

Aquí tengo algunos tesoros que nunca
he enseñado:
el disfraz de enfermera que me quitaron de pequeña
en mi nube lo volví a encontrar,
también tengo el libro de hojas gruesas
y amarillentas y letra chiquita,
que todavía leo
cuando estoy dormida,
sólo cuando estoy dormida.

Algunas cintas de música antigua,
colillas de cigarros,
servilletas de papel con dibujos
de carmín,
con besos impresos
por panda de locas
en aquellas noches diferentes.

Una caja llena de fotografías
que te van a dar risa.

Cartas,
muchas cartas,
postales,
pendientes
sortijas
y colgantes
que ya no se estilan.

Un edredón azul celeste
que sólo utilizo para las siestas.

Un broche de plata de mi abuela,
caramelos viejos,
monedas,
pulseras de madera y
gafas de niña pequeña.

Un mechón de cabello
sin dueña,
risas en la memoria,
mecheros con nombres
que dejaron de funcionar,
restos de lágrimas derramadas por nada.

Un espejo pequeño
pintado a mano
que siempre quise colocar
en la pared de mi nube secreta.

En la pared roja
de mi nube secreta.

21 comentarios:

Mari dijo...

Qué lindo!

Uno tiene tantas cosas bonitas en el pasado... Y a veces no recuerda que esas cosas que tenía, tan bonitas, las sigue teniendo.
Y ya sabés, no hablo sólo de todos esos recuerdos y símbolos que significan otras cosas. Hablo de la capacidad de reir, de creer, de soñar, de crear, de imaginar, de permitirse cosas...

El escrito tiene sabor a café con leche que tomaba cuando era chica, a tostadas con manteca y miel, a eucalipto perfumando la casa...

Besis

Camelia dijo...

Precioso Loredhi :)

Edmundo Mantel dijo...

Sra. Loredhi;

De todos esos objetos que Usted cita, el que me parece de más valor es el edredón azul para las siestas. Los edredones azules para las siestas acaban por impregnarse, como ninguna otra prenda (ni siquiera un albornoz en tarde lluviosa) de nuestra esencia como personas, de la parte más íntima de nuestras almas.

Encuentro bellísima esa nube secreta suya, y además está plagada de recuerdos de los buenos. Yo no miro mis cajas viejas de fotografías porque no me dan risa, se lo prometo. También encuentro hermoso que Usted nos haya enseñado un pedacito de su nube que, aún así, seguirá siendo secreta, pues todos los que pasamos por aquí respetaremos este lugar sagrado de sus recuerdos y emociones.

¿Sería mucho pedir que colgara Usted en este su excelso blog una foto suya con el disfraz de enfermera?. Cuanto más pequeño le quede, mejor. También guardaremos el secreto.

Los colores
siempre serán
colores,
si sabes mirar
con el brillo
de tus ojos;
si no olvidas
caminar
hacia tu nube
de ladrillos
rojos;

si sabes elegir
la risa
y el secreto,
si sabes
que quien
mira eres tú,
sólo tú,
envuelta
en tu cálido
edredón
de color
azul

Si comprendes
que las lágrimas
por nada
hace tiempo
perdieron
su valor.

Perfectos Saludos.

Edmundo Mantel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Edmundo Mantel dijo...

El del comentario suprimido fue el burro de Mantel, porque se le duplicó el anterior.

¡Seré pedazo de zoquete!.

Perfectos Saludos.

Evita dijo...

Me quedo sin palabras...

Loredhi dijo...

Mari,

Sabes mirar más allá de los objetos y descubres que no sólo son esos pequeños tesoros del pasado los que nos hablan, sino nuestra capacidad de poder recrearnos en ellos sin necesidad de verlos. Permitirse cosas.

Camelia,

Gracias

Sr. Mantel,

Los colores serán colores
si los aprendo a mirar
con el brillo de mis ojos
y camino
segura
hacia mi nube,
mi castillo
rojo.

Aprenderé a encontrar
en una risa
en un secreto
en una caricia
amiga
la luz tenue
de mi edredón azul.

Y las lágrimas derramadas por nada
serán nada
y los colores
que son colores
saldrán sólo del pincel
de una mirada distinta.

Y yo le doy las gracias, Sr. Mantel, por ese poema que me inspira,
y le digo hoy también a Usted
que se quite ya de la cabeza
la peregrina idea del pequeño disfraz de enfermera...

Evita,

¡Habla!

Stacy Malibú dijo...

Me encanta tu nube. Es genial!! Eres afortunada por tener todas esas cosas guardadas Lore....piensalo bien.

Besos desde mi reino.

(PD. no invite al Sr. Ingle a su nube que dicen las malas lenguas que se orina en espacios ajenos...noseyo, noseyo)

Evita dijo...

Señoras y señores, que alguien me explique esto, querida familia de delirios virtuales, acepto que me ausento con facilidad y que siempre he tenido una tendencia autista demasiado desarrollada, pero, ¿ dondes estaba yo cuando empezó el baile de patatas? y ¿ por qué yo soy acelga?

Rosa Llovizna dijo...

Mire, ña Loredi con hache, estaba yo entrando en su casita esta y empezó a sonar al azar una canción.
Y a mí las canciones me suenan al azar y me dicen cosas.
Y la que sonaba es La gota de rocío, de Silvio Rodríguez. Escúchela o mire la letra, que es para usté.

Ah, soy media bruja.

Se le vienen cambios fuertes... qué lindo momento. Porque dicen que esos cambios se los cuida un ángel que va delante de usté (lo juro, eso está diciendo la canción que ahora escucho)

Besotes.

Loredhi dijo...

Querida Stacy,

Me alegra que te guste mi nube, aunque no sé yo si es tan bueno tener tantas cosas guardadas. Va a ser hora de empezar a tirar trastos inútiles. Aunque nunca edredón azul, que ese da mucho juego...

Jo Evita,

Tú eres el centro del hervido, lo que pasa es que todavía no te has dado cuenta. Abre tu blog y empieza a escupir verde acelga por un tubo, y verás que pronto te sientes patata que baila. Sin darte cuenta.

Sra. Llovizna,

Es Usted un encanto, por ese comentario que ha hecho casi me enamora y todo, lo que pasa es que es usted mujer y algo viejita, lo dejaremos en que la adopto como tía-abuela para toda la vida.

Me gusta Silvio, y llevo años buscando mi Unicornio Azul.

Y esta letra tan bonita, que usted me dedica....gracias:

La gota de rocío
del cielo se cayo
y en ella el amor mío
la carita se lavo
Pero era tan temprano
que no salia el sol
y se helaron las manos
y mejillas de mi amor

Creí que las estrellas
la iban a buscar
y que en su cara bella
se ponían a jugar

Me dijo: tengo frío
acércame calor
y fui con tanto brío
que encendí su corazón

Y mientras la besaba
me dijo en un temblor
esto es lo que faltaba
para que saliera el sol

Oh! gota de rocío
no dejes de caer
para que el amor mío
siempre me quiera tener.

Anónimo dijo...

todo tiene su color y cada color su momento.
y quien guarda halla, y espero no te pase como a una bruja que yo conozco que hasta alguna vez tropezó con algun bichete....pero ahí esta esa preciosa capacidad de compartir!!!
yo arrastro alguna cosa que otra, por ejemplo esa taza de florecillas que regalaban en la caja familiar de cola-cao, las colillas las tiré junto con xicles servilletas y mecheros, pero ahí estan resistiendo esos casetes grabados, junto con abalorios mil....que ahora son re-moda.
y en cuanto a la nube....vamos camino del buen tiempo y se "avecinan" xurrascos de todos los colores a lo que pondremos todavia mejor cara. empezando por demá: tiembla valencia que sale la lore mil besos

bruji dijo...

soy yo, y no porque me avergüence reconocer que guardo casi todo...,incluso una fotocole digna de ver que oculto porsupuestisimo, junto con la de fallera se me fué el coment... y la olleta
a añadir tambien algo: nada mejor que esa mini siestecilla con mantita,( que casi nunca puedo hacer..desafortunadament) lease edredon de los de ahora y reina disfrazate mas amenudo

D A V I D dijo...

Hermana,

Me tienes que enseñar el broche de plata de la abuela.

Yo también tengo nube secreta con:

Fotos,
cartas y más cartas
y más fotos

Reloj multicolor de tío Toni
y zippos de adolescencia

Llaveros sin llaves
y llaves que no se que abren

Cintas de Silvio
y veranos de Serra

Veranos de Serra
e inviernos de Sanchis Sivera

Besos

D A V I D dijo...

y más besos

Mari dijo...

Una vez escribí sobre los olores que llevo guardados.

Me gusta leer las cosas que la gente guarda. Qué bonito. Las que reencuentra y a las que les da nuevos significados.
Es que uno aprende, no somos los mismos que guardábamos un papel de chocolate, somos una versión mejorada (eso espero)

Mari dijo...

Uf.

Paso a dejar saludos y vuelve a saltar la misma canción que ayer.

Habla de cambios (no tengo diez ni cien canciones ni doscientas para el azar, son más)

Así sea, señora Loredhi. =)

(El ángel va delante)

Loredhi dijo...

Bruji,

Me alegra saber que al menos te queda algo de amor por los animales, pues compartir tus tesoros con bichetes no es ninguna tontería.

Espero ver pronto por aquí tu foto de fallera y la fotocole; en cuanto a lo de disfrazarme más, bien, puede ser, no lo descarto. Pero no con el de enfermera. Aviso.

David,

Ves, todos tenemos nuestra nube secreta, sólo hace falta evocarla. Los objetos vienen ellos solos.
Te enseñaré el broche.
Besetes más.

Mari,

Los olores guardan para mí mucha esencia de vida. Por el blog tengo una entrada que se titula Olores lejanos, en la que se puede apreciar lo que te digo.

Los olores en mi recuerdo llegan a tener sabor, textura, imagen, sensaciones.

Mari otra vez,

Pero... la de la canción ¿no era Rosa Llovizna? ustedes dos me están liando. La nieta y la abuela.

Me dices que el angel va delante, yo te creo, pero muchas veces no lo veo, amiga. Tendré paciencia.

Mari dijo...

Ay, Loredhi, que soy la misma y a veces me hago un lío con las identidades...

Total no lo hago en secreto, no es un camuflaje, es un juego lo de jugar a ser mi... abuela, que ahora soy la nieta, qué lío.

Ya, ya, ahora no ves al ángel. Yo no sé bien tu historia, pero me parece que todavía estás en "el ojo del huracán". No se ve nada claro en esos momentos.

Eso sí, se te ve muy bien (y si se te ve muy bien es que estás muy bien aunque no te des cuenta)

Mari dijo...

Si hacés clik en mi nombre, hoy, vas derecho a los olores.

A ver si insisto y encuentro tus Olores lejanos, que no lo veo, pero lo encontraré. =)

Besos

Loredhi dijo...

Mari,

Con todas sus identidades es usted una bruja buena loca encantadora. Tengo cosas pendientes que contestarle. Lo iré haciendo una tras otra. Todo es tiempo, y eso lo tenemos.