jueves, 15 de marzo de 2007

Y sigo...

Y sigo paseando con las manos en los bolsillos,
sigo buscando mis gafas de sol para esconderme del mundo,
sigo enterneciéndome con las personas mayores que dan de comer a las palomas
y con los ojos de los niños,
sigo rodeada de mujeres niñas grandes, medio hadas medio brujas buenas
que sacan sonrisas
a mi cara de seria.

Sigo bromeando por nada,
y sigue el brillo en mis ojos aunque yo no lo vea, porque Evita lo dice y ella nunca me miente,
sigo poniéndome cuando puedo mis vaqueros y mis zapatillas de Huida,
sigo con mis momentos de soledad buscada
y también necesitando compañía,
sigo teniendo conmigo tus palabras bonitas,
sigo leyéndote, aunque no te lo diga,
sigo escribiendo poesías.

Y sigo preocupada
y sigo con prisas
y sigo apilando libros que no termino sobre la mesilla.

Sigo mirando ropa sencilla para subirme la moral,
sigo sin música en picantus,
pero hoy me he pegado un bailoteo en el probador de Zara
sin ningún tipo de precedente.

Sigo pensando que esto ha sido una buena señal
y que esta lucha contracorriente va a valer la pena.

12 comentarios:

Evita dijo...

Y sigues caminando, y avanzas, aunque te cueste verlo, lo haces;
Amiga hay demasiadas cosas todavia por hacer, así que debes seguir y seguir...
Ah!!! y pon música ya en Picantus, que así no lo reconozco y me gusta ir cantando en él.

Mari dijo...

Las marchas forzadas son momentos duros, pero cuando uno mira para atrás habiéndolas dejado lejos ve cuán útiles fueron.

Si mirás para atrás, ahora mismo, seguro ya ves avances. Si te sacás de la cabeza lo que "está bien" y "es normal" también puede verse el avance (que para algunos es retroceso, pero es que no miran con los ojos abiertos)

(Mi abuelita la Rosa Llovizna hace los comentarios jocosos, yo los serios)

Edmundo Mantel dijo...

Sra. Loredhi;

Esa lucha contracorriente, sea la que sea, YA ESTÁ valiendo la pena. Si no fuera así, si Usted no lo supiera, no escribiría cosas como esta.

Yo hace mucho tiempo que no bailo en un ascensor, Usted ha bailado en un probador de Zara. No en cualquier probador, ¡¡en uno de Zara!!, con lo calurosos y lo incómodos y lo ruidosos que son. Vaya que sí es buena señal.

El brillo en sus ojos, los vaqueros y las zapatillas son el mejor equipaje para una huida, que no es sino una forma de regresar a la parte buena.

Si todavía no tiene música en el Picantus: cante.

A mí también me enternecen las personas mayores que dan de comer a las palomas. Tanto me enternecen que siempre les regalo un poco de raticida para que lo mezclen con el alimento. Luego me escondo detrás de un árbol y me quedo mirando hasta que la última paloma muere entre estertores, convulsiones, y espumarajos por la boca. Los ojos de la viejecita se transforman entonces en un poema.

Siga Usted, pues, siga. Porque sólo hay un camino, y es hacia adelante.


Perfectos Saludos.

Loredhi dijo...

En primer lugar, al mundo digo que: YA tengo música en Picantus. Pueden respirar ustedes tranquilos...

Evita, grande,
sí hay mucho por hacer,
y mucho por cantar todavía.

Mari,
no sabía que eras nietita de mi gran admirada Rosa Llovizna... si así es, alfombra roja (llena de alpiste) para ti a la entrada. Y, aviso, no quiero pelusas de la peña por este trato de favor, que para mí sangre de la sangre de mi Llovizna es cosa importante.

Interesante lo de saber mirar con los ojos abiertos...¿puede haber gente que no los abra en toda su vida?

Sr. Mantel,
Sí está valiendo la pena, tiene Usted razón.

¿Usted baila en los ascensores? yo en un probador no lo había hecho jamás. Además no me gustan los probadores, no me gusta la ropa cuando la pruebo en probador.... por eso...un bailoteo probándome en probador debe significar algo grande. Con decirle que todavía no me lo creo... No sé no sé...

Considero los vaqueros y las zapatillas piezas fundamentales para toda huida que se precie. Le recomiendo hacerse con un pack. Le brillarán los ojos sin darse Usted cuenta.

Me ha engañado con lo de las palomas.... es Usted un palomicida... me voy a chivar a mi Llovizna.. ¡capón para el Sr. Mantel escondido tras el arbol!

D A V I D dijo...

Hola hermana,

Sigues y seguirás auténtica!

Besos granotíes

bruji dijo...

quien habla de dejar atrás, huir...solo falta que salga la dormilonceta que no maratoniana gogo-zara para hacer temblar hasta lamericas cap por darte pie a mas pensamientos escritos a parte de los pendientes, que no de las orejas por haber dejado atrás la sordera y ....creo que definitivamente las palomas.
esta bruja que sabe algo vota por los vaqueretes y cambio zapas por tacones, no hay que correr todo sigue ahí y así: arreglá pero informal, tienes otro puntito fasión y desde la altura todo se ve mas lejos incluso caer... que no es nuestro caso a tratar fallereta sense moños como buena petarda que es usted, le recomane una birrita bien fria y bailar mucho mas. yo bailo mal pero sonrio mucho asi que ya saps cuando quieras esa cerve. besets

ahhh dijo...

Yo muchas veces, cuando necesito huir, hago uso de mi punto de fuga particular. Si quieres te lo presto, pero lo mejor es utilizar el de cada uno, porque todos tenemos uno; si miras con deteniemiento el horizonte, más allá de donde alcanza la vista, lo encontrarás, y allí podras perderte y escapar de todo aquello de lo que hay que huir.
Y seguro que en el tuyo, encuentras viejecitas que dan de comer a la palomas, y gente en vaqueros y zapatillas, y también la soledad y la compañía que buscas.

Sólo es cuestión de intentarlo ;-)

JOHNNY INGLE dijo...

Sra. Loredhi: Yo esta tarde me acordé de usted durante un minuto.

Regresaba de IKEA (con una silla de plástico y unos tiradores) y ahí me topé con un PICANTUS rojo, del que pensé, tiene un culo bonito, el Picantus. Rodamos a la par ese minuto, y luego en la rotonda se me perdió de vista...

Una vez me fugué con unos vaqueros. Todo iba bien, hasta que los vaqueros se empeñaron en entrar en un bar de ambiente, y ahí ya me dio yuyo y me acordé de Brokeback Mountain y no seguí más a los vaqueros...

Gryk dijo...

sigue caminando, sigue escribiendo, sigue viendo todo lo bello que el mundo se esta perdiendo

Loredhi dijo...

Sr. d a v i d,

¿Ahora con minúsculas???? a ver si te aclaras, tío, que diga, hermano.

Sra. bruji,

Unos enloquecen al volante, tú lo haces al teclado.... Arrolladoramente bruji. Me dejas sin habla. Escribes hablando o hablas escribiendo.
Yo también bailo poco y sonrío más. Y sense moños.

Sr. Ahhh,

Se intenta, se intenta.

Sr. Ingle,

La del picantus era yo, pues mi picantus también es rojo. ¡Qué casualidad! debía haberme hecho Usted luces o algo para que parara antes de desaparecer por la rotonda...

Si a mí mis vaqueros me llevan a algo tipo Brokemountain, me retiro también. Le entiendo.

Sra. Gryk,

Tu consejo me mola y tu nombre también, pero tu foto me da miedo.

Camelia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Camelia dijo...

Pues claro, siempre hay que seguir adelante, pase lo que pase,y poco a poco el camino se llena de buenas señales. Y es verdad que a veces ese camino cruza por los probadores de Zara, que dan para eso y para pases de modelo privado-discretos y silenciosos.
(nota: ha habido un problema técnico extraño, mi comentario desapareció hace unos segundos).