martes, 10 de abril de 2007

Alter ego

Rellenando los huecos que le dejó su silencio, camina despacio por la calle, reinventando para sí misma nuevas historias que sirvan de arena en el vacío de ese reloj de cristal y tierra que le engaña cada vez que se da la vuelta.

Imagina de nuevo situaciones que no son, que nunca van a ser, palabras no tejidas que únicamente fueron voz en su cabeza; bocas sedientas, ojos cerrados, respiraciones atropelladas y el latir de un caballo en el pecho; y mientras camina mirando hacia el suelo y sorteando la pintura del asfalto, recuerda que un día fue una niña que contaba baldosas blancas y amarillas. Sorteando las pares y buscando las impares. Encajando mentalmente las piezas de un puzzle que ella sólo entendía.

Y recuerda con cierta rabia que lleva media vida intentando rellenar los huecos con la arena de recuerdos y de palabras que nunca fueron, que lleva media vida sorteando historias inventadas y reales mientras salta de las baldosas blancas a las amarillas, de las pares a las impares, de cal a arena, que lleva media vida viendo cómo da la vuelta ese reloj de cristal y tierra. Que al final sus pasos son eso, simples colores en el asfalto trazando su vida.

7 comentarios:

Mari dijo...

Colores, al fin.

Hubo momentos en los que veía todo gris. Y otros en los que todo era negro. Eran pocos esos momentos, menos mal...

No sé si siempre hace falta atravesar los grises y los negros. Pero si toca, toca. Y sí, al mirar hacia atrás esos momentos se pueden ver huellas de colores.

Besos.

Anónimo dijo...

bruji dijo el color esta en tus ojos, conforme tu mires la vida pasar....aunque tambien podemos modificarlos nosotras solo con una brochita....ponemos el color que queramos....besets naranjas

Stacy Malibú dijo...

No estoy nada inspirada en este momento y saturadisima de curro, de ahí mi ausencia de ayer.
Como siempre sublime. Por qué tanta nostalgia, tanta tristeza?

Por cierto tu alter ego es super educadisima y seguro que la puedes llevar a todas partes....igualito que mi Tif.

Besetes de plástico

Evita dijo...

Querido Alter Ego,
Queda usted invitada a pasarse por mi casa, podia usted recoger esa parte de mi que se siente asco y llevarsela a tomar unas cañitas; Le espero en casa.

P.D. No hace falta que me lo devuelva.
Besos grise y de lluvia fea como el dia.

Loredhi dijo...

Mari y bruji,

Me sorprende que vosotras hayáis visto el color donde mi alter ego no lo veía. Me sorprende y una vez más me hace pensar en la versatilidad de las palabras, en la diversidad lecturas que se puede hacer de un mismo texto, según los ojos que lo leen, según el corazón que lo siente. Me sorprende y me gusta. Las dos sois brujas y si habéis visto color en esas pisadas por algo será.

Stacy,

Captas una nostalgia y una tristeza que está. Siempre.
El porqué...¡Y yo qué voy a saber! pregúntale a mis genes.

Besetes de carne y hueso.

Querida Evita,

Mejor, le voy a hacer yo una propuesta: las cervecitas las tomamos esta noche pero en la calle. Le pedimos a bruji que nos pinte de naranja, y nos desquitamos, que veo que Usted lo que necesita es salir a tomar un aire fresco. O dos.

¿Hecho?

Fdo. Alter ego

Mari dijo...

Es que lo escribiste, mirá:

"Que al final sus pasos son eso, simples colores en el asfalto trazando su vida."

Lo genético es lo que se te escapa del inconciente. Los colores. Me parece, no sé. =)

Loredhi dijo...

Querida Mari,

Pues sí, es verdad, está escrito.

Serán los colores que me atarantan...