miércoles, 12 de septiembre de 2007

Cuestión de tiempo

El tiempo me parece caprichoso. Como una persona que pone y dispone a su antojo lo que le sale de la coronilla.

Conmigo anda peleado, yo lo sé, conmigo se ha empeñado en jugar a la contraria: yo quiero y no tengo, y cuando lo ignoro hace pasar lentamente sus manecillas de plomo por mi carrera… y me atemoriza, porque zigzaguea rondando exactamente la misma hora y el mismo minuto momentos que para mí son eternos…

Y sufro.

Y no entiendo mucho al tiempo.

Él me regala una bolsa de prisas día tras día. No hay excepción. Pero el global camina muy lento.

Y hoy, que le digo que apresure su paso, para. Me mira sonriendo y me dice algo así como la llevas clara. Algo como que ahora yo no juego, algo como un desierto sediento.

Y yo… me desespero infinito.

Y, cerrando mis ojos, deseo que las horas dejen de esconderse entre las propias horas y permitan de una vez correr su natural curso al maldito minutero.

4 comentarios:

brujicorrentilla dijo...

cuan razón tiene mi chica!!!! pero te pasa a ti, a mi , al vecino.... es una locura pero en cuanto nos despistamos ha pasado un año volandito.Hace dos noches era verano y en cuatro dias giramos vuelta y mitad!!!!k es3!!!!pero en el fondo creo que es esa ansiedad por vivirlo todo, por no desperdiciar un segundo de vida.vive y deja vivir es mi lema y no dejes para demá lo que puedas hacer hoy....tengo que descansar!!!!

Evita dijo...

Yo solo uso los relojes de pulsera y han de ser monisisimos de la muerte, con el tiempo deje de hablarme una vez que me aplastó un reloj y como soy una rencorosa... pues eso que ya no le he vuelto a hablar y punto.

i dijo...

Me recuerdas a Cortazar! despues de todo lo que has pasado estas en posicion de descojonarte del tiempo, de plantarte en su jeta y gritarle o ignorarle a tu antojo, de escupirle o acariciarlo con la total certeza de la inminencia acechando por cada atomo de tu piel de Castora floreciendo atemporalmente.

Feliz fin de semana!!

Inesita

Loredhi dijo...

bruji,

Relajeuse amiga que no paras, que vas a volver locas a las manecillas...

Vive y deja vivir es un buen lema.

evita,

Ya, tu rellotge es ultramoderno, lo que no sabía es que no le hablabas con él y punto.

i,

¡Qué buena eres! ¡Y con qué buenos ojos me miras, pequeña!