viernes, 21 de septiembre de 2007

La cara rara de un día

Y no terminas de parir una larga mañana plagada de sinrazones y absurdos sumergidos en la bañera de tu propia cloaca.

Recorriste anoche la ciudad y la llenaste de lágrimas de asfalto que hoy se funden con la lluvia que te cae del plomo del cielo.

Y hasta las mismas palabras se han muerto en el techo de tu boca...

Rojo

Verde

Pasas y chocas de nuevo contra la pared de cuervos negros que anidan en tu frente.

Vamos a espantarlos. Yo te ayudo:

Un espejo.

Una sonrisa.

Ojos.

Y un beso...

un beso sobre tu reflejo...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy no queda reflejo que besar, se difumina en cada gota y no paran, sabes? hoy no para de caer las gotas.
Gracias!

Juana Pérez dijo...

¿Es empatía o es que su tristeza nos recuerda las nuestras? Llover por dentro cuando llueve por fuera y así, ocultar los soles que somos cuando no nos lleva la riada y se ama la vida en cualquier reflejo.

Un beso para ti, Loredhi y otro para tus atractivas imágenes urbanas.

Pablo dijo...

Mañana de otoño

Cae la mancha de una muralla
y la campana se convoca
para la plegaria del agua.
Se convocan los manifiestos del frío,
las contracciones de un caminante, la voluntad del viejo
y el sueño de amapola.
Se retocan las distancias en polvo de suero,
el antifaz blindado en céntimos de vergüenza,
el grito y el llanto entre sábanas ardiendo,
la tempestad de un monarca en su jardín de arena,
en su refrán de viento y en el grito de los augurios
al madurar las raíces de un sueño.

brujilla dijo...

de pequeña me solian llamar mariachichones, por querer correr tanto,(tambien melon!!! hoy lo sigo siendo. por chocar tantas veces con esa dura pared, pero solo decir que me encanta chocar, orgullo de querer tanto.duele y pica pero lo que pica cura. paso de medicinas, nada mejor que sentir y algo de lluvia en la cabeza, nubarron de vez en cuando lo tenemos todos.sombra no, sol sí.quema.
donpablo le echabamos algo de menos, unas mas que otras pero solo dos escritos y como si no hubiera pasado el veranete.te oigo.por ese centimo de vergüenza yo pagaría montones de euretes.no hay muralla.mil besetes...otro gordote pa la pelusera.

Loredhi dijo...

anónimo,

déjalas que caigan... glop... glop... con cada glop cada gota algo arrastra...

juana pérez,

es empatía...

Yo no quiero que me lleve la riada y me deje sin ver mi reflejo.

Dos para ti, juana pérez, uno mío y otro de mis imágenes urbanas.

pablo,

precioso poema que queda contestado en el siguiente post.

Gracias.

brujilla,

nada mejor que sentir... y la lluvia sobre la cabeza refrescando lo poco que nos queda de ideas.

Melón, qué bueno.