jueves, 15 de noviembre de 2007

Versión Original

desde otra cara del espejo

Noche tranquila,
motores de fantasmas
componiendo la versión original
de tu nueva película,
la canción de un largometraje a cámara rápida.

Motores de coche invadiendo la atmósfera
en la respiración de la casa que habitas.
Uno arranca ahora,
y parece que va a marchar solo,
porque a estas horas piensas
ya no existen las personas.

Te recuerdas sabueso de una prosa que no llega
de un poema una palabra que no es más que tu propia soledad
enfundada y sin nombre.

Y ahora es,
desnuda de vida urbana
cuando tiemblas,
y te sientas frente a la cámara
para intentar desquiciar de nuevo
tus propias entrañas bailando en cada letra,
paseando tu palo de ciego por los rincones más sucios del mundo,
y ya no buscas,
planeas situándote entre
una mera espectadora
y la voz que desangra una noche...

Esta noche, una noche cualquiera.

2 comentarios:

brujilla dijo...

como que una noche mas.... si has reescrito algo precioso ya no es una noche cualquiera....me gusta el titulo me gusta todo, me gusta la noche.besos sabuesa de la vida yo olfateo para encontrar ese caminito a la sabiduria, como cual conejillo de indias.sin jaulapor favor....besets que frio me acurruco en mi madriguera del amor.

Loredhi dijo...

brujilla,

Para mí la noche nunca es cualquiera. Esa es la verdad.

Me gusta la nocturnidad cosa mala. Y mis ojeras no podrían vivir sin ella.