viernes, 8 de mayo de 2009

Funámbula

Loredhi observa cómo el mundo se mueve, siempre lo ha hecho, pero quizá de una manera inconsciente. O no. Ahora le cuesta reconocerse en gestos antiguos, Loredhi ya no mira fotos, las recuerda, a Loredhi le cuesta entender palabras como solidaridad o afecto, le cuesta intercambiar flores, le cuesta estar.

Loredhi vacila en una cuerda sujeta por dos troncos, … al fondo se oyen los tambores, y se dibuja a sí misma haciendo el número de circo. Pero no es ella. El sol calienta su cráneo y estimula la imaginación y no es ella. Loredhi vacila y se cae, y se tumba boca abajo y saca la lengua para sentir cómo sabe el césped a esas horas de la tarde. Sabe raro. Loredhi entonces se gira y cierra los ojos y piensa que las nubes no son sólidas, que las cigarras se van con los ladridos. que no sabe qué le cuesta más, pisar el vacío o pisar el suelo.

3 comentarios:

nicolás dijo...

ña ña insolada!

A menudo solidaridad y afecto no son sentimientos, son marcas y franquicias como si fueran Nespresso o Macdonalds...

(Nunca he probado un Nespresso)

Hijos de Satanás dijo...

magnífico & estupendo, Lore:

v

Loredhi dijo...

Sr. Nicolás,

Ese tono burlesco.... mmm... mire que la insolación es muy mala para el desvarío, Sr. Nicolás, no se burle o le pongo al sol siete horas seguidas...

A menudo esas palabras no son nada.

Sr. Hijos de Satanás,ay,

Su nombre me ha asustado mucho, pero agradezco su comentario. Me voy.