lunes, 27 de noviembre de 2006

Contradicción (soy)

Me gusta pero no me gusta hacer todas las mañanas el mismo camino, y que me parezca que ya conozco a las personas que se cruzan conmigo. Me gusta pero no me gusta, me da seguridad pero me resulta aburrido.

Me gusta pero no me gusta subir en el ascensor con esos dos señores vistiendo caras largas y trajes serios. Me gusta reírme por dentro de ellos porque no me los creo. Ni sus trajes ni sus gestos.

Me gusta pero no me gusta que mi madre me diga que coma, que me pinte o que me deje crecer más el pelo. Me gusta porque es mi madre, no me gusta porque me hace niña y yo le desobedezco. Le doy un abrazo y le beso. Sonríe, se olvida de sus consejos.

Me gusta pero no me gusta que se amontonen los libros sobre mi vida, me gustan los libros, me gusta aprender de ellos, pero no me gusta no tener tiempo. Necesitaría una vida entera paralela dedicada en exclusiva a leerlos.

Me gusta pero no me gusta vivir en las nubes. Me gusta porque vuelo muy lejos, no me gusta porque a veces ni yo misma me entiendo. Ni-yo-misma-me-entiendo.

No me gustan las sonrisas con nombres y apellidos. Me gusta mirar a los ojos, buscar a la gente por dentro, aunque a menudo me encuentro sorpresas detrás de ciertas caras de perro, y también sustos que vienen de mansos corderos.

1 comentario:

Evita dijo...

Osea si, osea no!!