lunes, 27 de noviembre de 2006

El tiempo pasa

El tiempo pasa, la vida vuela, y no sé si decirle al reloj que pare o que no se detenga, que encierre en un globo hueco este instante y a mí con él sin caretas. El tiempo pasa, y no sé si decirle al reloj que deje ya de dar vueltas.

El tiempo corre, y no sé si decirle a la gente que no ande o que se mueva, pero que no me hable, que no toque mi nube de tierra, que no quiero con ellos batallas de piedras, que me dejen tranquila, sola, viendo cómo pasa la vida.

Las brumas llegan, y no sé si decirle a la luna que esta noche no venga, que no me mire con esos ojos que a veces me queman. Que me deje vivir en susurros, sin estridencias, que me deje vivir en mi mundo sin voces, sólo con velas.

El tiempo pasa, y no sé si decirle que pare, que se detenga, o bien que corra, que vuele como una gacela, que pase por encima de mi globo y no se entretenga, que no me mire, que no quiero hablar, que quiero vivir en mi mundo de relojes de arena. Y no sé si decirle hoy al sol que no salga y que se muera, que no me enseñe su luz que me ciega, que me deje en mi globo a oscuras, que me deje en tinieblas.

El tiempo corre, la gente pasa, y yo en mi burbuja encerrada durmiendo entre velas; que no me miren, que no se detengan, que pasen por mí en transparencias, que quiero que el tiempo me encierre en una burbuja hueca.

1 comentario:

Evita dijo...

Oí el grito de mi alma, lo oí mientras probaba lo salado de sus lágrimas me lo mezcló en lo dulce de sus labios y escuchaba la cuenta atras que encia una mecha que barrena mis centros... y me deje en aquel beso tánto! Si, amiga, el tiempo pasa y llega aterrandome.