jueves, 7 de diciembre de 2006

Feria

Luces de colores toman la noche,
nubes de azúcar sueños rosas comiéndose a bocados,
voces cacareando cantinelas cerradas en sorpresas.

Mujeres gordas, caras extrañas, bigotes,
hombres guapos y horteras y feos imperdonables,
ojos de niños abiertos bocas fieras,
risas gritos piernas que vuelan.

Humos de colores dando vueltas
norias con cabinas, neones de color,
cuatro cabinas vacías, cinco cabinas llenas,
seis cinco cuatro seis, cabinas llenas cabinas vacías.

Frío tiovivo volteando y la noria,
cuatro cinco seis cinco cuatro seis,
cabinas llenas cabinas vacías.

Zapatos sucios apartando papeles, gravilla
ceniza que entierra desechos,
gritos, piernas, sirenas con luces
asoman al vacío,
hombres cacareando antiguas
cantinelas con números que encierran sorpresas.

Magia diluida en las sombras,
feria.

3 comentarios:

Camelia dijo...

Magia. Y olor a manzanas de azúcar. Felicidades por una poesía/prosa que va más allá de la apariencia cotidiana, diría yo. He llegado hasta aquí a través de un blog amigo común. Camelia.

Loredhi dijo...

Gracias Camelia, me alegra saber que oliste las manzanas sin leerlas

Camelia dijo...

De algún modo lograste sugerirlas en el ambiente, no en la palabra en sí sino en lo que la palabra construye...