domingo, 7 de enero de 2007

Proverbio chino

Un hilo rojo,
invisible,
conecta a aquellos que están destinados a encontrarse.

A pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias,
el hilo puede tensarse,
enredarse,
perderse
hasta casi desaparecer,
pero nunca podrá romperse.

7 comentarios:

Camelia dijo...

También dicen que cuando quieres a alguien tienes que dejarlo ir y que si alguna vez su corazón fue tuyo volverá a ti algún día.
Los proverbios a veces se equivocan, esperemos que en el resto de las ocasiones digan grandes verdades. Me ha gustado la historia del hilo rojo :)

Evita. dijo...

Hoy, justo hoy, será que debo empezar ahora a creer en las casualidades o seguir con mi teoria de que no existen.

Loredhi dijo...

Camelia, algo así como: si quieres a alguien déjalo libre, si vuelve a ti es tuyo, si no vuelve nunca lo fue. Es duro pero cierto.
"Casualmente" esta frase me inspiró (entre otras cosas) para escribir Huida.
Ves, Evita, las casualidades no existen. Todo sale por algo.

H. dijo...

Las casualidades no existen, existe el destino, ese camino inevitable por el que te lleva la vida; puedes intentar cambiarlo, puedes intentar huir de él, pero volverá a encontrarte, hagas lo que hagas acabarás al otro lado del hilo rojo, con "él".

Anónimo dijo...

A ese aforismo me refería. Y es que las verdades duelen! Camelia

Rosa Llovizna dijo...

Y acá estoy, leyéndote. Coincidiendo con vos: las casualidades no existen.

El azar es el lenguaje de los ángeles. El azar, las casualidades, nos dicen cosas, nos hablan. Le hablan a nuestro nene interno. Cuentan secretos de la magia para ser más feliz.

=)

Anónimo dijo...

Si ceeo en el hilo rojo lo comprobe despues de 35 anos