sábado, 17 de febrero de 2007

Alas de palomas

No va de cachondeo

Sentada de lado en el banco, deja caer su mano llena de comida para las palomas. Caen bolitas de pan y alpiste cerca de sus pies. Le gusta mucho verlas juntas picando el suelo con sus martillitos finos. De pronto, alguien se sienta y cae el bastón rodando hasta el suelo, las palomas saltan, revolotean, se dispersan…. Ella mira al muchacho y sonríe. Te estaban esperando, le dice.

4 comentarios:

ESTACY MALIBU dijo...

Cometario sinsentido para ellas.

Que las mujeres y los hombres somos diferentes no tiene discusion.Analicemos hechos cotidianos, por ejemplo, como entran cada uno de ellos en casa un sabado a las dos y media de la mañana despues de tomar 3 (o eran 4?)cervezas.
El hombre sale del ascensor, se dirige a la puerta de su casa, saca las llaves del bolsillo delantero de su pantalon vaquero, trata de introducir la llave una (dos, tres...) veces, abre, traspasa el umbral de la puerta y cierra. Bieeeen -aplausos- prueba superada.
La mujer sale del ascesor, se dirige a la puerta de su casa, se quita los guantes, abre el bolso que lleva cruzado, mete la mano en le bolso lo que inevitablemente la obliga a arquear su espalda hacia adelante lo que a su vez provoca que el bolso que hace un segundo llevaba cruzado a la altura de la cintura se descuelgue hasta sus rodillas, la mujer continua con la mano metida en su bolso que
,recordemos esta en las rodillas, por lo que se ve obligada a desplazar su mano mas profundamente, que a su vez le obliga a arquear mas la espalda, lo que provoca que su bolso se descuelgue veinte centimetros mas, aproximadamente a la altura de las pantorrillas. La mujer está de suerte, su anatomia no le va a permitir arquearse mas por mucho que quiera asi que ya solo queda localizar las llaves, eso si, mendiante la tactica de "al tiento". El elastico arqueo de la espalda trata de ser contrarrestado con un alzamiento de la cabeza que a su vez tira del bolso y se desplaza varios milimetros hacia arriba.Ella abre y cierra la mano de manera acompasada (como esas maquinas de las ferias que constan de un gancho que se descuelga trantando de coger un peluche) entonces....coje el movil. La mujer pasa el movil a su mano izquierda y prueba por segunda vez. En esta ocasión saca la bolsa de las pinturas, tan práctica hace apenas media hora pero tan inutil en estos momentos. La mujer pasa la bolsita de las pinturas a su mano izquierda y prueba por tercera vez. En esta ocasión coje ..... esta situación se alargará de forma directamente proporcional al tamaño del bolso de ella. Cada vez que extraiga algo de el bolso ira a parar a su mano izquierda y vuelta a empezar. Empezar algo puede ser divertido, pero un sabado a las tres de la mañana, no tanto. Cuando por fin tiene las llaves en su mano derecha, suele llevar como mínimo en su izquierda: el movil, las pinturas, el mp3, un juguete de su hijo/sobrino, la agenda, las llaves del trabajo, de casa de sus padres, de casa de su novio.....no es facil abrir una puerta en esas circunstancias!! Abre la puerta, traspasa el umbral de la puerta, y justo en el momento en el que da el último empujoncito para cerrar la puerta toooodo lo que lleva en su mano izquierda cae al suelo. Recoje el movil, las pinturas, el mp3, las llaves del trabajo, de casa de sus padres, de casa de su novio....y finalmente cierra la puerta.
Si es complicado abrir una puerta siendo mujer....imaginaos lo que es vivir esos pequeños retos de cada dia!!!! A que ya sabes quien soy?

Loredhi dijo...

Estacy Malibu, eran cuatro, las cervezas, y me alegro de que hayas salido del anonimato. Espero leerte más a menudo.

Muy auténtico tu relato acerca de la llegada a casa a las tantas. Veo que te costó entrar, lo que no entiendo todavía es cómo, entre tanto desbarajuste, encontraste el ordenador para escribirlo.

La búsqueda de UN SOLO OBJETO dentro de un bolso puede ser más fructífera de lo que la gente cree, yo me he llegado a encontrar dentro del mío objetos que había perdido años atrás e incluso objetos perdidos por otras personas que no conozco ¡antes de que yo naciera!, increible. El "Misterio del fondo de un bolso" está todavía sin descifrar.

Evita dijo...

Querida Estacy, ¿cómo pretendias que la barbie alternativa acabara la noche, si la empezó metarfoseando y la acabó entre una vagabunda, una acelga y una patata?

Loredhi dijo...

Evita,
Ja, qué pobre... Stacy, veo que te sentó más que bien el hervidito tomado en lata de mendiga...
Por cierto ¿qué te ha pasado con el amoniaco?