jueves, 1 de febrero de 2007

De vez en vez

De vez en vez un hombre
se enamora,
toma las alas del placer
olvida su propio nombre y da voz a un sueño.

De vez en vez un hombre
camina,
tenso el hilo de colgar paciencias,
y con miedo a resbalar
sostiene la mirada de ella.

De vez en vez la vida enseña
al hombre
que se enamora
que camina
que resbala,
que se puede volver a nacer
que quizá la caída dé sentido a su inconsciencia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y de vez en vez una mujer también se enamora, y viceversa.

Gemelo dijo...

la caída es sentido

ahhh dijo...

"tenso el hilo de colgar paciencias..."

fantástico!